A medida que han ido mejorando en prestaciones y autonomía, el uso de la calefacción del coche eléctrico tiene ahora menor incidencia en el buen rendimiento del vehículo. Además, cabe mencionar que las marcas de vehículos eléctricos han incorporado alternativas que ayudan a que el habitáculo se mantenga en condiciones óptimas.

Por lo general, la temperatura adecuada para el habitáculo de un vehículo eléctrico se encuentra entre los 20 y los 40º. En las zonas frías, cuando se baja de 20º, se empieza a hacer necesario el uso de la calefacción.

Seguir una estrategia adecuada de pre-calentamiento en el propio punto de recarga o el uso de asientos calefactores te ayuda a ganar autonomía y mantener tu vehículo caliente para una temperatura más agradable en el invierno.

¿Cómo funciona la calefacción en un coche eléctrico?

Los coches de combustión tradicionales utilizan el exceso de calor que genera el propio motor del vehículo para la calefacción del habitáculo. Sin embargo, la alta eficiencia de los motores eléctricos implica generan mucho menos calor residual, lo que provoca que el uso excesivo de la calefacción pueda afectar a la autonomía del coche eléctrico, hasta reducirse en un 40% en los modelos antiguos.

Algunos vehículos eléctricos más modernos pueden utilizar una bomba de calor, que funciona independientemente del motor, y no requiere que el coche se ponga en marcha durante un tiempo para que pueda funcionar. Esto te permite que incluso puedas deshelar y calentar tu coche eléctrico en el propio punto de carga. Es el caso por ejemplo de coches como el BMW i3 o el Nissan Leaf.

Otros vehículos como Tesla 3 Model aprovechan el propio calor residual de los motores eléctricos y la electrónica de potencia para mantener el coche en buenas condiciones de temperatura.

Al cargar tu coche eléctrico en casa, no consumirás la autonomía de tu vehículo y podrás mantenerlo pre-calentado del vehículo. Esto, de hecho, ayuda también a que tu coche eléctrico funcione con la máxima eficiencia, ya que calentar el coche contribuye también al calentamiento de la batería del coche eléctrico.

Consejos para mantener tu vehículo caliente

A todo esto hay que añadir que muchos coches eléctricos modernos como el Renault Zoe incorporan asientos calefactados, tanto delante como detrás. Esto permite que hagas una mayor ahorro energético y te puedas mantener a una buena temperatura, sin tener que depender totalmente del sistema de calefacción.

También hay que tener en cuenta que los coches eléctricos tienen suficiente autonomía para el uso del sistema de calefacción en la inmensa mayoría de desplazamientos cortos que realizamos en ciudad. Sólo tiene sentido plantearse cómo puede afectar la calefacción a la autonomía en desplazamientos largos, donde lo más lógico es planificar la ruta y detectar la ubicación de puntos de recarga públicos en el trayecto.

Instalamos tu punto de recarga en tu garaje

Disponiendo de un punto de recarga para coches eléctricos en tu propio garaje podrás precalentar el vehículo durante la noche. De esta manera, las baterías estarán cargadas, el habitáculo pre-calentado y el coche podrá tener una mayor autonomía para su uso habitual.

La instalación de puntos recarga en parking de empresas también permite a tus vehículos cargar las baterías de manera eficiente para que el uso de la calefacción no se convierta en un problema. Contacta con Cargacar para la instalación de puntos de recarga.