Uno de los grandes retos a los que se enfrentan las sociedades occidentales es el de la mejora de la movilidad urbana desde una perspectiva sostenible. El tiempo de los combustibles fósiles, inexorablemente, está llegando a su fin, y no tanto por su escasez o su cada vez mayor precio sino, fundamentalmente, por las emisiones de gases tóxicos que su uso provoca. Es prioritario reducir la emisiones para poder garantizar un aire limpio, un objetivo asumido por todas las naciones del planeta a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) descritos e impulsados por las Naciones Unidas.

Concretamente, el Objetivo 11 tiene la denominación de «Ciudades y comunidades sostenibles». No en vano, más de la mitad de la población mundial vive en ciudades, una cifra que en 2050 llegará a los 6.500 millones de personas. Por ello, es urgente una transformación radical de la forma en la que nos movemos en las ciudades para lograr un desarrollo sostenible de todas las sociedades, evitando emisiones a la atmósfera y promoviendo un entorno más tranquilo. También tiene relación directa con esta cuestión el Objetivo 13, «Acción por el clima», dadas las dramáticas consecuencias del cambio climático, que ya estamos padeciendo independientemente de nuestro lugar de residencia.

Tecnología a favor del cambio

Desde el punto de vista tecnológico existe un aliado para el cambio en la movilidad de las ciudades. Los vehículos eléctricos son cada vez más habituales en nuestras calles, y su precio más accesible para un mayor número de personas y empresas. Se trata de una pata imprescindible para el proceso de transición hacia el nuevo modelo de movilidad en las ciudades, junto con otras cuestiones como el fomento del uso de la bicicleta o de los trayectos a pie. En este sentido hay dos claros ejemplos en España: el proceso gradual de peatonalización y descarbonización de los trayectos en Pontevedra y la apuesta decidida de Valencia por el uso de la bicicleta, por poner dos ejemplos de casos de éxito en nuestro entorno más cercano.

Sin embargo, no hay movilidad sostenible sin movilidad eléctrica. Hay trayectos que obligatoriamente se deben hacer con automóviles o furgonetas, ya sea de ámbito privado o comercial, sin olvidar el transporte público. Y con todas estas consideraciones, se debe llevar a cabo una planificación que, de manera ordenada, acometa la transición a un modelo más acorde con la vida de las personas. Por este motivo existen los Planes de Movilidad Urbana Sostenible, cuyas claves te contamos a continuación.

¿Qué es un PMUS?

Los Planes de Movilidad Urbana Sostenible son, según la Guía práctica para la elaboración e implantación del Planes de Movilidad Urbana Sostenible del Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético (IDAE), “un conjunto de actuaciones que tienen como objetivo implantar formas de desplazamiento más sostenibles en el espacio urbano (caminar, pedalear o utilizar el transporte público) reduciendo el consumo energético y las emisiones contaminantes, logrando al mismo tiempo garantizar la calidad de vida de la ciudadanía, igualmente se contemplan los objetivos de lograr la cohesión social y el desarrollo económico”.

Es decir, se trata de proporcionar a la ciudadanía alternativas al vehículo privado que sean cada vez más sostenibles y eficaces, y concienciar de la necesidad de un uso más eficiente del vehículo privado. Devolver las ciudades a las personas y dotarlas de una mayor calidad de vida.

Esta guía práctica data del año 2006, con lo que podemos concluir que la preocupación por mejorar la movilidad de las ciudades no es nueva. Sin embargo, la evolución tecnológica ha permitido que en el año 2022 estemos en disposición de dar pasos decididos hacia una transición que mejore la movilidad y el medio ambiente de nuestros núcleos urbanos.

En este sentido, los PMUS también propician facilitar el acceso a la compra de vehículos eléctricos y, lógicamente, la instalación de cargadores para garantizar que la movilidad eléctrica sea fácil incluso en trayectos largos o con un uso intensivo de los vehículos. Ahora, gracias a la electrificación, más kilómetros no significa más contaminación.

CARGACAR te ayuda

En esta estrategia de cambio de paradigma de la movilidad en las ciudades CARGACAR te puede ayudar. Tanto si eres particular como si tienes una actividad empresarial te interesa conocer nuestros puntos de recarga de vehículos eléctricos. Entra en nuestra página web https://cargacar.com/ y conoce todas las alternativas que ponemos a tu disposición para que puedas instalarte de inmediato un cargador para tu vehículo eléctrico sin complicaciones y a un precio realmente competitivo.

En CARGACAR estamos especializados en la instalación de puntos de recarga para coches eléctricos, con un profundo conocimiento de todos los productos disponibles en el mercado, para así ofrecerte un servicio completo y personalizado.

Entra ya en el futuro de la movilidad con CARGACAR. ¡Hazte eléctrico!